dissabte, 14 de juny de 2008

CUANDO MENDIETA DEJÓ ATRÁS SU MEJOR FUTBOL Y AL MEJOR VALENCIA DE LA ÚLTIMA DECADA

(LA FAMOSA LA RUEDA DE PRENSA MULTITUDIANRIA)

SOLICITA AL VALENCIA QUE NEGOCIE CON EL RE
AL MADRID - CONSIDERA QUE LA ETAPA EN SU ACTUAL EQUIPO HA TERMINADO - HOY SE PRESENTARA EN PATERNA JUNTO A SUS COMPAÑEROS

VALENCIA.- Decidió hablar Mendieta, aunque dejó más incógnitas que certezas sobre su futuro. Anduvo parco en aclaraciones pero, entre líneas, tras sus palabras terminó por aparecer un deseo. Aunque hoy se presentará con el Valencia, quiere marcharse a otro club. Su posible salida es una incógnita, pero el representante del jugador, Alberto Toldrá, ofreció una pista: «Hemos pedido al Valencia que se siente a negociar con el Real Madrid».

Flanqueado por su dos representantes, Toldrá y Ginés Carvajal, y en una multitudinaria rueda de prensa, el capitán del Valencia aseguró que para él había concluido una etapa. Aunque contemplaría la posibilidad -remota- de seguir en el Valencia, ya había transmitido su deseo de marcharse. «El club debería escuchar ofertas por el bien de las dos partes», dijo.

«Su ciclo puede haber acabado. El Valencia conoce todos los pasos que hemos dado, pero el jugador, si se marcha, irá donde él quiera, no donde quiera el Valencia», sentenció Alberto Toldrá. Según el representante, el club que preside en funciones Jaime Ortí (hoy habrá Junta Directiva para la designación del nuevo presidente tras la dimisión la pasada semana de Pedro Cortés) sólo tiene una obsesión: «No quiere que Mendieta se vaya al Real Madrid».

Respecto a la posibilidad de que el equipo madrileño pueda abonar la cláusula de rescisión del jugador (10.000 millones de pesetas), Toldrá descartó esa posibilidad: «El Real Madrid no pagará la cláusula porque no quiere robar a ningún jugador».

«El interés del club blanco, que ya se había producido durante tres años seguidos, llega después de enterarse de que el Milán ha hecho un ofrecimiento y saber que el jugador es favorable a escuchar ofertas», explicó Toldrá.

El centrocampista vasco quiso explicar los motivos por los que decidió sellar su boca desde el pasado 22 de mayo, un día antes de la final de la Liga de Campeones, y por qué no ha salido al paso de todas las informaciones que sobre él se han publicado en las últimas semanas: «Durante este tiempo he querido descansar junto a mi familia. Se han dicho muchas cosas y se ha inclinado a la gente a pensar diferentes aspectos sobre mí».

Muchas cuestiones han llevado a Mendieta a tomar la determinación de querer cambiar de aires, algunas de ellas personales. «Mi deseo es estar contento con mi familia. No temo por la tranquilidad de mi entorno, pero han ocurrido muchas cosas que crean inquietud. Trato de que mi vida privada permanezca a un lado», dijo el jugador en alusión a las pintadas que la pasada madrugada realizaron unos desaprensivos en la fachada de su casa. «Judas» era una de las leyendas que se podía leer.

«Mi relación con la afición siempre había sido exquisita. Es cierto que me silbaron en un encuentro, pero fue una minoría», dijo el futbolista. «Yo lo he dado todo en este club y eso nadie lo puede negar. Se ha dado un cúmulo de circunstancias que sin ser determinantes te hacen pensar muchas cosas».

Mendieta aseguró que no tiene ningún compromiso con club alguno al igual que no tiene decidido cuál será su próximo destino. De momento, se reunirá esta misma mañana con sus compañeros de equipo, ya que la plantilla inicia la pretemporada. El Valencia decidió ayer reforzar la seguridad de Paterna para evitar incidentes entre el futbolista y los aficionados.


Para el Madrid, 10.000 millones

Tras el anuncio de Mendieta de querer cerrar un ciclo en el Valencia después de casi nueve años, se le abren las puertas del club para que busque un nuevo destino. Sin embargo, no va a resultarle tan fácil, por lo menos si la entidad valencianista se muestra firme en una decisión que ya fue tratada por los máximos dirigentes de la entidad antes de que el jugador compareciera ante la prensa.

La cláusula de rescisión del futbolista, cifrada en 10.000 millones de pesetas, no será rebajada para ningún club español, según confirmaron a este periódico fuentes del club. Esto supondría un serio contratiempo tanto para el centrocampista, si se confirma su deseo de marcharse al Real Madrid, como para la entidad presidida por Florentino Pérez, que siempre apostó por Mendieta, aunque considera desproporcionada la carta de libertad. Con esta decisión, el Valencia pretende también no potenciar a un rival directo en la competición liguera con un jugador de calidad contrastada.

Todo lo contrario sucederá si Mendieta acepta jugar en un club extranjero. Sólo en ese caso, el Valencia se sentará a negociar. En estos momentos, el club que más cerca está de llegar a la pretensiones del Valencia es el Lazio, que está dispuesto a pagar cerca de 9.000 millones de pesetas. El Milan es otro de los conjuntos interesados en Mendieta.


Si finalmente Mendieta decide jugar en el extranjero, el Valencia estudia la opción de establecer una cláusula de penalización en el traspaso. ¿Qué supondría esta cláusula? Si Mendieta, después de jugar en el extranjero, fuera repescado por algún club español, el Valencia percibiría una cantidad como indemnización, imitando así la política que empleó el Barcelona con Romario. Entonces el Valencia tuvo que pagar al club catalán tras fichar al brasileño, que militaba en el Flamengo.